La Academia Nacional de Farmacia dice NO a la homeopatía.

Los Colegios de Farmacéuticos, la principal representación de la profesión, han pasado hoy ser el ÚNICO organismo en España que defiende el uso por profesionales sanitarios de esta falsa terapéutica. Tras el posicionamiento contundente de hace meses de las 3 sociedades farmacéuticas científicas (SEFAC, SEFH y SEFAP) en contra del uso por farmacéuticos de homeopatía, hoy la Real Academia de Farmacia acaba de publicar un informe sobre los “medicamentos homeopáticos” en el que tras mostrar en 25 páginas su argumentación concluye que:

desde un punto de vista científico no hay argumentos que apoyen la eficacia de los medicamentos homeopáticos y justifiquen su utilización clínica. Este método terapéutico puede crear falsas expectativas, sustituir a los tratamientos con eficacia demostrada, retrasar la consulta médica, etc., y pueden poner en riesgo la salud de los ciudadanos”

Muy a tiempo y con el desprestigio que está consiguiendo esta mancia, el más importante representante a nivel científico de la farmacia española, corrobora lo que la ciencia afirma. Porque una de las misiones de la Academia es “asesorar a instituciones públicas y privadas” en todo lo que se refiere “a las ciencias farmacéuticas y al medicamento y cuanto se relacione con ellas y con la promoción de la salud” según sus estatutos y esperamos que se haga valer el contenido de su excelente y oportuno comunicado.

Cuando no supone ni el 0,3% de la facturación de medicamentos de la farmacia española, un entramado de colegios, vocales de homeopatía, sus cursos y simposios y una clara imbricación con los más interesados en su fomento, los laboratorios homeopáticos, nada hace cambiar de postura a estos órganos decimonónicos, dañando notablemente a la profesión y haciendo perder confianza del usuario en la farmacia.

Mientras la Organización Médica Colegial ha desatado una campaña en contra de las seudociencias en el ejercicio de la medicina, los farmacéuticos siguen albergando esta farsa que esperamos desaparezca de la terapéutica oficial en breve. Por mucho que le pese a los colegios de farmacéuticos y a sus “amigos”.

Los comentarios están cerrados.