Adiós a James Randi, mago y maestro de escépticos (por L.A Gámez)

(texto íntegro extraido del blog Magonia de nuestro socio L.A Gámez)

No recuerdo cuándo fue la primera vez que oí hablar de James Randi. Sí recuerdo que, en cuanto pude, compré y leí Flim-Flam! (Fraudes paranormales, 1982), libro que devoré y todavía recomiendo a quien me pregunta por una buena obra sobre pensamiento crítico y denuncia de supercherías. Corrían los años 80 y entonces no existía Internet. Había que escribir cartas, mandar cheques y esperar que no se extraviaran para que, semanas después, el cartero dejara en tu buzón el libro o revista solicitado. Ése era el camino que teníamos que seguir hace décadas quienes vivíamos en España -y en otros países- para conocer la obra de The Amazing Randi, que falleció ayer a los 92 años. Nos ha dejado huérfanos, pero nos queda su ejemplo.

La primera vez que vi a Randi en acción fue en casa de Félix Ares, un amigo al que un grupo de entonces jóvenes habíamos animado a involucrarse activamente en la lucha contra la charlatanería. Al igual que nosotros, él había empezado como ufólogo, pero con el tiempo había evolucionado hacia el escepticismo, aunque se había limitado a leer y no había pensado en pasar a la acción. Hasta que nos conoció, nos habló de la existencia del Comité para la Investigación Escéptica (entonces, CSICOP) y fundamos un pequeño grupo de cazacharlatanes, la semilla de ARP-Sociedad para el Avance del Pensamiento Crítico y el Círculo Escéptico.

Fue en los años 80, durante una visita a España de Mark Plummer, director ejecutivo del CSICOP, cuando vi un vídeo de Randi en casa de Félix. Se trataba de unas grabaciones de The Tonight Show con Johnny Carson, incluido el célebre desenmascaramiento del telepredicador Peter Popoff, que en la película Luces rojas (2012) plagió el cineasta español Rodrigo Cortés. Para mí, aquello fue definitivo: Randi era un maestro en el arte de poner en evidencia a quienes explotan a los más ingenuos.

Una generación de gigantes

James Randi forma parte de una generación de gigantes del pensamiento crítico, junto a Martin GardnerCarl Sagan, Isaac Asimov, Ray Hyman y Paul Kurtz. Y es una figura clave en el escepticismo científico por unas características que lo hacen único. Entre otras, sus conocimientos y agudeza mental; su capacidad para explicar las cosas; su compromiso a la hora de recoger el testigo de magos como John Nevil Maskelyne y Harry Houdini; su valentía al enfrentarse a charlatanes que han recurrido muchas veces a los ataques ad hominem para desprestigiarle; su vis cómica; su cercanía a la gente; y su sentido del espectáculo. Reunía lo mejor de un intelectual y de un showman, y es quizás por esto último por lo que llegaba con facilidad a tantas personas, a niños, mayores, apasionados por la ciencia, simples curiosos, científicos a quienes no interesa lo paranormal…

Leer artículo completo en Magonia

Los comentarios están cerrados.